Qué es el Tratado de Libre Comercio (TTIP) y por qué no te gustará

ttip-no

El Tratado de Libre Comercio, más formalmente conocido como el Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP en inglés), es el más grande de la historia por su tamaño y profundidad y uno de los tantos tratados supranacionales a gran escala que se están dando en la actualidad en todo el mundo como CETA, TISA, TPP, y MEFTA. Se dice que su objetivo es eliminar las barreras comerciales entre los Estados Unidos y la Unión Europea y simplificar la compraventa de bienes y servicios.

Este acuerdo está aún en negociaciones entre la UE y USA, todo con un enorme oscurantismo alrededor de sus documentos, tomando las reuniones a puertas cerradas de la prensa y dando por primera vez un borrador (muy amable y poco concluyente) al público el 9 de octubre.

La forma en que se decidirá el sí o el no es, en realidad, al margen de todos los ciudadanos europeos. Pasará por el Consejo Europeo, pero existe aparentemente una enorme presión por parte de la Unión para que nadie se oponga al proyecto y para que no se someta a referéndum ni en España ni en ningún otro país de la UE. Ayer mismo Merkel insistió al resto de Europa para acelerar estas negociaciones y el PP hizo lo propio, cuando otros países como Francia empiezan a echarse para atrás debido a la cláusula ISDS, que abordaremos más adelante.

Para los vagos, os dejo un video muy cortito creado por Atxe que resume los principales puntos del TTIP: 


Para quienes quieran conocer los detalles con más profundidad, explicaremos ahora qué significa exactamente la eliminación de las barreras comerciales, no para las grandes empresas a las cuales ya sabemos que esto ayudará, sino en qué influyen y cómo nos repercute a todos nosotros:

  • Empleo:

Existen dudas sobre si ese intercambio de bienes y servicios nos beneficiará a nivel de empleo o solo repercutirá en el acceso de las grandes multinacionales al mercado europeo, ocupando ese hueco. La Unión Europea nos proporciona jugosas cifras a favor del TTIP, tales como un aumento del 0,5% del PIB y 400.000 más empleos en Europa, sin embargo, esa cifra solo viene de la mala interpretación de un estudio del Instituto de Munich, que estima ese agregado de empleo no por el TTIP, sino en un hipotético caso en el cual USA se integrase totalmente al mercado Europeo. Además, el director de Campañas de la ONG War on Want estima una pérdida de 1 millón de empleos en USA y UE poniéndonos en la más probable de las situaciones, y unos 2 millones en la peor.

Como referencia a todo este proceso tenemos el ejemplo de NAFTA (acuerdo de libre comercio entre Canadá, USA y México), en el cual México apenas logró sacar beneficio y aumentó su paro y pobreza desde entonces; el codirector de CEPR (Center for Economic and Policy Research) admite que aún siendo posible que al país le hubiera ido peor sin el tratado “es difícil ver cómo hubiera podido suceder eso”.  Pero no solo México fue el perjudicado, pues este acuerdo también causó la pérdida de 700.000 empleos de ciudadanos estadounidenses.

Además, hay una gran diferencia en la protección al trabajador entre Estados Unidos y Europa, lo que puede llevar a una pérdida de los derechos laborales de todos los europeos, ya que USA sólo ha suscrito 2 de los 8 Convenios fundamentales de la OIT (Organización Internacional del Trabajo), así como rebajas salariales y la privatización de ciertos servicios públicos.

  • Cláusula ISDS (Acuerdo de Protección al Inversor) y cómo se cargan a tu representante:

Esta es la parte que asustó Francia y no es para menos, pues significa que si nuestros gobiernos toman alguna decisión que los inversores (o potentes multinacionales) consideren que vaya afectar a SU actividad económica podrán llevarles a un tribunal de arbitraje, de mediación privada en vez de acudir a los tribunales ordinarios, perdiendo su, nuestra, soberanía.

Un ejemplo podemos verlo también con NAFTA, cuando los ciudadanos de Quebec votaron un referéndum en contra del tracking (que también exponemos en otro punto) y sin embargo gracias a esta cláusula, una empresa de fracking pudo denunciar al gobierno por 250 millones de dólares en daños.

  • Químicos y transgénicos:

Existen igualmente enormes diferencias entre el número de químicos, pesticidas y alimentos transgénicos aceptados en la UE y Estados Unidos, siendo muchísimo más numerosa la cifra de aceptados en este último.

Así, dado que intentarán reducir y eliminar las barreras en el mercado es de esperar que lo hagan también en ese aspecto, ya que llevan años intentando presionar a Europa para que acepte los productos de empresas como Monsanto y esta es la oportunidad perfecta.

Monsanto es una empresa en el sector de la agricultura que se dedica a los químicos, pesticidas y vende semillas y animales patentados y modificados genéticamente. En la Unión Europea en general apenas es aceptada, mientras que España aceptó sus cultivos con los brazos abiertos y, a través de Wikileaks, sabemos que su gobierno intentó presionar al resto de la UE para que aceptase sus productos. Esta es solo una de tantas otras empresas estadounidenses con productos que la UE ha considerado anteriormente peligrosos para la salud que quizás pronto podrían llegar aquí.

De esta forma, nos vemos ante la posible introducción de animales embutidos con hormonas o modificados, de carne tratada con productos como el cloro y semillas transgénicas.

  • Fracking:

Según el Huffingtonpost, parece también que la Unión Europea está interesada en aprovechar este acuerdo y poner en práctica el fracking, una práctica ya extendida en USA que se basa en la extracción de gas del subsuelo a través del mar. Su interés probablemente viene del conflicto de Ucrania y Rusia, temiendo que esta deje de suministrar el gas que abastece a la mayor parte de Europa. Sin embargo, este método tiene efectos adversos, derivados de su funcionamiento, en los cuales componentes tóxicos y radiactivos pueden llegar a los suelos y aguas de los que nosotros bebemos o respiramos al evaporarse, siendo un peligro para la salud pública y para el medio ambiente.  Aquí os dejo un breve video sobre está técnica de extracción y sus perjuicios: https://www.youtube.com/watch?v=ZHHFTgJ0qEs

  • Farmacéuticas:

Ese sector que tanto poder tiene en Estados Unidos también querría sacar provecho del tratado, empezando por reforzar en Europa el sistema actual de patentes hasta 12 años. Este sistema dificulta ya con la innovación biomédica y su refuerzo repercutirá en el acceso de los pacientes a los medicamentos, es decir, en el precio. Todo esto son medidas innecesarias y solo planteadas para sacarnos más y más dinero, ya que aunque se produzcan muchos medicamentos claves, otra inmensa variedad de ellos apuestan por la innovación para justificar su patente, pero no para repercutir en valor terapéutico, pues la mayoría de los nuevos medicamentos no son ni más seguros ni más efectivos que los que ya están disponibles; por eso exigen medidas más rígidas para evitar la competencia de los genéricos.

Si no basta con esto, manifiestan un interés en influir aún más en la política y entran en el juego de la cláusula ISDS, pudiendo afectar directamente a nuestra sanidad, controlando nuestro sistema. Un ejemplo es el caso de la empresa farmacéutica estadounidense, Eli Lilly, que ha demandado al gobierno canadiense por sus estándares de patentabilidad por 500 millones de dólares.

Si quieren saber más de este tema les recomiendo que lean este informe de Medicines in Europe Forums: http://commonsnetwork.eu/wp-content/uploads/2014/03/Respuesta_de_la_sociedad_civil_a_lista_deseos_industria_farmaceutica_final.pdf


En definitiva, estamos ante el intento de crear el mayor imperio de la historia, a lo que los ciudadanos se arriesgan es a un control total de sus gobiernos y bienestar a través de los lobbies, los grandes involucrados en todo este asunto, pues si todos estos puntos no os dan las suficientes pistas, el colectivo Corporate Europe Observatory afirma que la Comisión Europea efectuó 130 “reuniones con partes interesadas”. Este es un trato a través del cuál solo los grandes pueden ganar, y el resto de los ciudadanos, tanto de un lado como de otro nos veremos perjudicados.

Ahora bien, después de todo este rollo sobre el TTIP llega la pregunta: ¿qué puedes hacer tú para evitarlo? En este caso no se trata de votar al PP, al PSOE, a ERC o a Podemos (aunque estos sí se manifestaron en contra del tratado) ya que si esto llega a firmarse poco podrán hacer. Se trata de olvidar las ideologías de cada uno y anteponer el bienestar de todos, informarse mejor y difundir lo que aprendas al resto de europeos que como tú pueden sufrir las consecuencias, de salir a la calle y manifestarte intentando aparecer en todos los medios posibles para que la gente se interese por lo que está pasando tan silenciosamente… Simplemente, no te quedes de brazos cruzados.

Existe ya una plataforma de NO al TTIP, con recogida de firmas y que informa de las manifestaciones planeadas y las novedades en el acuerdo: http://noalttip.blogspot.com.es/

P.D. Si quieren revisar las fuentes sobre alguno de los datos que no encuentren fácilmente no tengo problema en darlas, aquí no las pongo todas para no hacer más feo aún el texto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s